puma_adidas_hermanos_dassler

Hablar de rivalidad fraternal entre Rudolf (Puma) y Adolf ‘Adi’ Dassler (Adidas) es quedarse muy corto. Los hermanos que fundaron la empresa de calzado que antecedió a Adidas fueron un caso único de odio que desencadenó en su separación y la creación de Puma por parte de Rudolf. Ahora, una disputa por una patente ha revivido las viejas rencillas que datan de los años 40 y con la II Guerra Mundial como detonante.

La historia se remonta al final de la I Guerra Mundial. Los hermanos volvieron a su localidad natal de Herzogenaurach, localidad bávara famosa por sus zapatos cercana a Nuremberg. A su regreso lanzan su propia empresa de zapatos (su padre ya era zapatero) en los años 20 con el nombre de Hermanos Dassler, con la obsesión de hacer zapatillas para correr.

 

                 65ac7283dd0513728dfa96b305268cee

 

La empresa prosperó, incluso con la llegada al poder de Adolf Hitler (ambos hermanos se afiliaron al Partido Nazi), llegando a su momento culmen en los JJOO de Berlín en 1936, cuando Jesse Owens calzó sus zapatillas y ganó la medalla de oro en los 100 y 200 metros, salto de longitud y los relevos.

Pero los problemas llegaron con la II Guerra Mundial. Rudolf fue llamado a filas y tuvo que combatir en Polonia, mientras su hermano Adi se ocupaba del negocio, que como tantos otros, se transformó para ayudar en los esfuerzos de guerra de Alemania. De hecho, todo el pueblo se dedicó a hacer desde componentes para misiles a ropa para el ejército. El cometido de los Dassler fue más curioso: el Panzerschreck, la versión nazi del bazooka estadounidense.

Precisamente en la ocupación americana la clave fue la esposa de de Adi, Käthe, que convenció a las tropas de que ellos solo querían hacer zapatillas de deporte. Pero Rudolf estaba convencido de que había sido su propio hermano el que había conspirado para que le enviaran a la guerra y le culpó del año que pasó en prisión tras ser capturado por los estadounidenses, que la acusaron de pertenecer a las SS.

Rudolf estaba convencido de que Adi le había delatado, lo que amargó en una guerra personal entre ambos, con acusaciones cruzadas de pertenencia al partido nazi.

Los hermanos se mantuvieron ‘unidos’ hasta 1948, compartiendo incluso el hogar con sus respectivas familias, pero la situación era insostenible. Rudolf decidiría dejar la compañía ese año y formar Ruda (acrónimo de Rudolf Dassler), que finalmente se llamaría Puma. Adi, por su parte, relanzó la compañía como Adidas (acrónimo de Adi Dassler).

                  adidas-puma-reuters

 

Pero esa tregua parece que ha finalizado, y el campo de batalla son los tribunales. En mayo, un juez alemán rechazó la petición de Adidas de impedir a Puma comercializar su nueva línea de zapatillas por utilizar una tecnología en sus suelas similar las de su línea «Boost».

 

Ambas compañías trabajan con el gigante químico BASF en una nueva espuma de poliuretano que BASF asegura que es tan elástica como la goma pero más ligera, lo que permite unas suelas idóneas para las zapatillas de running, mullidas y que amortiguan los impactos.

 

BASF firmó un acuerdo en exclusividad con Adidas en 2011, lo que forzó a Puma a buscarse las castañas en EEUU, donde se unió a Huntsman Corp, quien desarrolló su propia tecnología. Adidas ha demandado a Puma, aunque la propia Puma también lo ha hecho contra Adidas, acusándole de apropiarse de su trabajo previo con BASF. Las hostilidades continúan 70 años después.

No hay comentarios.